SAÚL Y GOLIATH...DOS ENEMIGOS...DOS ACTITUDES


Todo creyente tiene el llamado de amar e interceder por su enemigo. Pero esto no supone una ausencia de acción cuando el escenario la demanda, o una espera en Dios cuando otro escenario la exige. Entre todos los enemigos que enfrentó David, ninguno fue tan formidable y retante como lo fue enfrentarse al gigante fiero Goliath, y a la persecución implacable y brutal del Rey Saúl. PERO EL DISEÑO USADO PARA ENFRENTAR A CADA UNO, REVELA NUESTRA NECESIDAD DE DISCERNIR CÓMO ENFRENTAR CADA RETO. David enfrentó y confrontó en una acción decidida a Goliath, sabiendo que esa era su asignación y tarea. En cambio, Saúl fue un enemigo al que David no enfrentó, porque era un asunto donde Dios era el indicado a resolver. TODO CREYENTE DEBERÁ DISCERNIR SIEMPRE, SOBRE CUÁL ENEMIGO ACCIONAR PORQUE ES SU ASIGNACIÓN Y HACIA CUÁL ENEMIGO EJERCER PACIENCIA...PORQUE ES DIOS QUIEN DEBERÁ ENCARGARSE DE ÉL. Rubén Arroyo...En acción...E intercesión.


0 vistas
  • Facebook - White Circle
  • Instagram - White Circle
  • Twitter - White Circle
  • YouTube - White Circle

© 2019 Rubén Arroyo Ministries.  Todos los derechos reservados. CIDRA CHURCH EDITS