¿SIGUES AHÍ...DIOS?


¿SIGUES AHÍ...DIOS? “Mas alábese en esto el que se hubiere de alabar: en entenderme y conocerme...” ‭‭Jeremías‬ ‭9:24‬ ‭ Dios anhela ser conocido y por eso mismo quiere darse a conocer. Todo el mundo natural está al alcance del conocimiento del hombre porque el mundo natural fue delegado a él para su uso y conocimiento. Es legal para la razón humana el conocimiento de su mundo natural. Pero Dios es espíritu. Y Pablo enseña que lo espiritual se acomoda a lo espiritual. Entonces, cuando se trata de Dios la razón del hombre encuentra una frontera insalvable. El hombre no podrá conocer nada de Dios que él mismo no decida primero revelar de sí. No puedo conocer a Dios en un seminario bíblico. Tampoco desde los idiomas originales de los manuscritos sagrados. No ocurrirá a los pies de un maestro de la Palabra ni en el aula del doctor en teología. Todo eso es valioso porque me brinda... INFORMACIÓN ACERCA DEL SEÑOR PERO NUNCA EL CONOCIMIENTO DE ÉL Dios ha diseñado su conocimiento de tal manera que sea la consecuencia de un “Encuentro” con el contenido de ese conocimiento. Cuando se trata de Dios, conocimiento y experiencia con lo conocido van de la mano. Dios no es una teoría para discutir sino una experiencia diseñada para ser vivida. Yo puedo hablar de lo que me fue revelado acerca de Dios en el “encuentro” que me produjo el conocimiento de él. Pero no puedo reproducir la experiencia de ese conocimiento en aquel con quien lo comparto. EN EL CASO DEL CONOCIMIENTO DE DIOS...CADA UNO DEBE TENER SU PROPIA EXPERIENCIA CON LO REVELADO. De no ser así, poseo una teoría de Dios no validada por la experiencia con Él. Cuando se trata del Señor no conozco de él lo que decido conocer sino lo que Él decide revelarme de Él. Siendo el hombre La Corona de la creación en el mundo natural, todo lo natural está bajo el dominio del hombre y a disposición de su razón para lo que quiera conocer de él. En el caso Dios, Él está por encima de quién quiere conocerle. Es por eso que necesito a Dios para conocer a Dios. Y eso es imposible aparte de una relación con Él. Entonces...¿Cuál sería el pre requisito para conocer a Dios? UN HAMBRE DE CONOCERLE QUE NO CESE...Y UNA SED DE TENER ENCUENTROS CON ÉL QUE NUNCA TERMINE. Dios no se revela a un curioso casual ni a un creyente ocasional. Dios se reserva a sí mismo...Para el sediento y el hambriento. Rubén Arroyo...En una desesperada calma


1 vista
  • Facebook - White Circle
  • Instagram - White Circle
  • Twitter - White Circle
  • YouTube - White Circle

© 2019 Rubén Arroyo Ministries.  Todos los derechos reservados. CIDRA CHURCH EDITS