“A JACOB HICE...Y A ISRAEL FORMÉ"- DIOS


“A JACOB HICE...Y A ISRAEL FORMÉ"- DIOS


Y no es lo mismo hacer que formar. Lo primero surge de la nada y lo segundo de lo que ya estaba.


Los dones son gratis pero la madurez cuesta caro. Toda la vida estamos siendo formados. Le llamamos temporada profética al lapso de tiempo natural en que algo del mundo espiritual afectará el mundo natural mediante mi asignación delegada o mi identidad en Cristo.


No eres un accidente. No eres el producto del azar o la consecuencia de la suerte. No descendiste en paracaídas ni fuiste la independiente decisión de tus padres. Eres profético. Fuiste el resultado del genio creativo y amoroso de Dios, enviado como Embajador de su mundo para llenar a este con el de Él. Eso...


ESTABLECE UN DESTINO, PROPÓSITO Y ASIGNACIÓN QUE COMPROMETE TODA MI VIDA EN TODOS MIS TIEMPOS.


Gestación, infancia, niñez, adolescencia, adulta juventud, adultez y ancianidad. Nada es desperdiciado por las operaciones del Espíritu Santo formando al "Israel" que hay dentro de nuestro "Jacob".


Fuimos creados y necesitamos ser formados. El producto final de la formación afecta mi carácter, grados de madurez, intenciones finales del corazón y re encuentro con mi identidad. De esta manera, no seré sólo SU Imagen, sino también SU semejanza.


NACISTE JACOB PERO DENTRO DE TI ESTÁ SIENDO FORMADO ISRAEL.


Coopera con las operaciones del Espíritu de Dios. Esto provocará...


QUE EN VEZ DE ENVEJECER...MADURES.


Rubén Arroyo...En formación.

2 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo