EL ANTERIOR “PERDIÓ”…¡Y QUÉ BIEN LUCE AMÉRICA SÓLO UN AÑO DESPUÉS!


EL ANTERIOR “PERDIÓ”…¡Y QUÉ BIEN LUCE AMÉRICA SÓLO UN AÑO DESPUÉS!


La promesa fue que acabaría con la pandemia. Pero más muertos por ella este año que el anterior confirma la esencia de un político, que es, “Decir lo que la gente quiere escuchar”.


En sólo un año tenemos la inflación más alta en 40 años. Es tan alta la inflación, que solo decirlo nos puede costar muy caro. Ayer llegué a dudar de que mi auto fuera el mismo, al verme pagando dos veces más el tanque de gasolina del mismo auto que manejé el año anterior. Extraño mucho la independencia petrolera que perdimos de un sólo plumazo el 20 de enero anterior.


Aparte de dudar de la autenticidad de mi auto, descubrí que no soy realmente Pastor sino “terrorista doméstico”. Las pruebas de mi nueva identidad es creer en peligrosas definiciones como familia tradicional, género basado en biología , racismo aprendido no inherente, libertad de expresión, de religión y además de eso, no aceptar el concepto clínico de “fobias” aplicado al básico derecho del simple disentir.


También lo soy al creer que aún deben ser los padres de hijos menores la influencia que decide a qué enseñanzas se exponen sus hijos en un sistema escolar comprometido con una agenda siniestra.


En México y Colombia decenas de periodistas perdieron la vida por informar hechos. Los de nuestra nación se convierten en millonarios y celebridades por elegir lo que conviene o no que la gente sepa. La información ha sido sustituida por una interpretación que sostenga y prolongue la narrativa que el sistema decide.


Nunca pensé que la gente tuviera tanto miedo de expresarse públicamente en lo que se nos vendió como la mejor democracia del mundo.


Traicionamos a nuestros amigos en Afganistán con sólo un dedo levantado, dejando atrás a miles sin ninguna explicación, y de paso, 13 de nuestros chicos volaron en pedazos en un bombazo de celebración Talibana, por dejarles 80 millones de dólares suyos y mío en equipos militares sofisticados sin que nadie siquiera sintiera la necesidad de disculparse o aceptar alguna responsabilidad.


A pesar de que no es un secreto el robo intelectual, el espionaje y la agresión de China a Taiwán y sus políticas económicas ilegales más la posible manipulación de virus de laboratorio, sigue siendo intocable para la élite millonaria que busca la perpetuidad de sus posiciones y sus riquezas. Para el sistema, China es simplemente intocable.


Más de 500 revueltas que duraron 7 meses dejando más de 20 muertos, cientos de pequeños negocios destruidos, 150 edificios federales afectados, unos 2,037 oficiales heridos, fueron minimizados por los políticos de turno, la prensa que los energizó al catalogarlas como “demostraciones pacíficas”, y los gigantes del “Valle de Silicona”.


¿Pero los disfrazados del 6 de enero?, eso sí es similar a Pearl Harbor y al 9/11.


Por el sur nos han entrado cerca de 2 millones de personas de más de 90 países sin que haya el menor sentido de responsabilidad de seguridad nacional. La razón es simple, si se traduce en un millón de votos garantiza perpetuidad.


Como puede ver, no nos convenía seguir con un malcriado y grosero sistema que asesinaba gente divertida como terroristas islámicos, mantenía a China en su sitio, tenia segura la frontera, intimidaba a Corea del Norte y amenazaba con bombazos las maniobras de Irán aparte de retirarlo como probable poseedor de poder atómico.


¡Qué linda luce América sin Twitters ofensivos y sin conferencias de prensa reales!


No me haga caso, es que…


ANOCHE SOÑÉ QUE ESTABA DESPIERTO, Y CUANDO DESPERTÉ…ESTABA DORMIDO.


Rubén Arroyo…😵‍💫

0 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo