GRACIAS JASON…


GRACIAS JASON…¡AUNQUE NO HABRÁ “PROTESTAS PACÍFICAS” POR TI!


Prefiero esta foto. Puedo usar esa en la que estás motivando a estudiantes de escuela superior a seguir estudiando cuando tú mismo acababas de graduarte de ella. Dicen los que te conocían, que nunca dejabas atrás tu enorme sonrisa que iluminaba lugares. Pude usar la foto en la que lucías tu uniforme de policía. Pero muchos odian ese uniforme aunque se esconda en él un gigante y noble corazón de 22 años.


Acá en la nueva América todo es extraño. Son héroes los deportistas que dan la espalda a la bandera y doblan rodilla ante el himno nacional. Saldrán en portadas de revistas, programas de entrevistas y adquieren nombres exóticos como “influencers”.


Pero no los soldados a quienes dejaron solos en Benghazi, o los chicos que estallaron en Afganistán por una decisión politiquera en un intento de heroísmo fatulo que asociara el cierre de una guerra con una fecha que pudiera asociarse al ataque de las Torres gemelas en el 9/11.


Nadie quiere hablar de los que dejamos atrás Jason. Y tu nombre también sólo será recordado por los que te aman y los otros azules que acuden a llamadas que pueden terminar en una emboscada como terminó esa a la cual respondiste. No creo que nadie queme edificios por ti. Tampoco por Wilber, tu compañero de sólo 27 años que sigue con una bala clavada en la cabeza después de dos operaciones.


Una mujer en una posición política de tu ciudad dijo que “la Policía de Nueva York es la pandilla más grande de la ciudad”. No la culpes Jason. Es política. Ya sabes. Nada es verdad, todo es mentira y eso dependerá del cristal conque se mira. Esta mañana antes de salir a la iglesia, leí que mataron a otro azul en Texas. Allí, donde los fuetes para controlar los caballos de la patrulla fronteriza fueron “confundidos” con latigazos a negros por los medios, los políticos y los activistas. Ninguno se disculpó, pues hasta el mismo Presidente los juzgó amenazando con “perseguirlos hasta hacer justicia”. Todos se equivocaron pero nadie lo reconoció.


EN AMÉRICA SÓLO ESTÁN EQUIVOCADOS LOS QUE PIENSEN DIFERENTE A LOS QUE OCUPAN LAS SILLAS DEL MOMENTO.


La palabra justicia desapareció de nuestra realidad. La exótica frase “cultura de cancelación” es la barra usada por otra barra autodenominaba “verificadores de la verdad”. Esto, aunque no haya nadie que verifique la verdad de ellos.


Un ser humano de color negro llamado Floyd fue cruel e injustamente asesinado. Tenía problemas de drogas y alcohol. Eso jamás justificaría lo que sufrió. Pero eso lo convirtió en héroe con bustos y estatuas casi sagradas que se levantan en algunos lugares.


No esperes que te hagan una Jason. Eras bonachón, soñabas con ser puente de reconciliación entre la comunidad y los azules, creías que una buena acción como dar instrucciones a un turista perdido era algo digno, pero se te olvidó que esto es la nueva América. Eres azul. No importa quién eres o qué haces. Eres racista y policía. Se te olvidó que en América las dos cosas son lo mismo.


Tengo una azul en mi iglesia. Se llama Johanna y la amo con todo mi corazón. Pensé en ella cuando escuché de ti y me sangró el alma. Desde ahí sale lo que escribo. Eras hispano como yo. Aquí nos llaman “Brown”. Ya sabes…América.


Se supone que seas un azul hispano y un desconocido para mi. Pero no es así. Pongo mi frente en la de mi esposa como haces aquí con la que fuera tuya. Es viuda. Te fuiste cuando empezaba a disfrutarte. Y tu pequeño hijo es huérfano de Papi. No estarás en ninguno de sus días especiales. Mañana America se levantará para lo mismo.


MÁSCARA, VACUNA, IDENTIDAD DE GÉNERO, TEORÍA CRÍTICA RACIAL, POLÍTICAMENTE CORRECTO…Y MÁS…Y MÁS…Y MÁS DE ESO MISMO.


Rubén Arroyo…”Reportando desde el país más poderoso del Mundo”.

1 visualización0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo