UNO EL DE LA POSICIÓN...EL OTRO EL DE LA UNCIÓN


UNO EL DE LA POSICIÓN...EL OTRO EL DE LA UNCIÓN


Saúl pasó de buscar asnas a ser coronado Rey de Israel en sólo días. David estrenó una corona proféticamente anunciada unos 14 años después de haber sido pronunciada.


Saúl seguía en su posición mientras David era el de la unción. Y eso podría no ser muy diferente en ciertos escenarios de la Iglesia de hoy. Muchos seguirán en su posición hasta que Dios procese al de la unción.


El que Dios "mudara" el corazón de Saúl no implicaba que ya no necesitaba ser procesado. Simplemente Dios cambió el razgo de timidez por uno de guerrero. Y por otro lado, a pesar de ser "el elegido" al Trono, David no fue librado por Dios del proceso que garantizaría que alguien conforme al corazón de Dios se sentaría en él.


La ausencia de proceso arruinó al de la posición. Mientras que la intensidad del suyo, le aseguró su posición al de la unción.


Rubén Arroyo...No hay trono sin proceso.

0 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo