NUESTRO ANTONIO SE FUE A CASA


NUESTRO ANTONIO SE FUE A CASA


“He peleado la buena batalla, he acabado la carrera, he guardado la fe.”

‭‭2 Timoteo‬ ‭4:7‬ ‭


La quise conmigo mientras estaba de este lado todavía. Su mano en la mía. Esas marcas para mi son preciosas. Son únicas. Son el testimonio de fe de un hombre sencillo, humilde y fiel. Por años enfrentó su enfermedad con gloriosa dignidad. Una absoluta paz gobernaba la habitación. Sus amados cerca y nosotros con ellos. Le dije, “gracias amigo. Por ser un ejemplo de fe que nos deja sin excusas para dejar de creer”.


Al marchar sabía que le daría el último beso y el último abrazo. Un par de horas después regresé a la casa de esa familia especial. Héroes de los que pocos conocen. “Se fue en completa paz”. Con esa frase nos recibieron, y la paz de Dios en esa casa, se fue conmigo a la mía.


Rubén Arroyo…”Antonio, abrázame a Daniel cuando lo veas”.

4 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo