“YO NO CREO EN MILAGROS” “YA CREERÁS...CUANDO NECESITES UNO”


“YO NO CREO EN MILAGROS”

“YA CREERÁS...CUANDO NECESITES UNO”

Oral Roberts


El hambre era un problema africano, el tsunami uno japonés, los refugiados un problema del Medio Oriente y una nación convertida en ruinas era algo que Jordania debía resolver.


Un microscópico virus nos recordó que fuimos nosotros los que nos inventamos las fronteras, las banderas nacionales y los himnos patrios. La diferencia racial y la clase social. Nuestros chistes denunciaban que toda una raza era inferior a la mía o menos inteligente que la nuestra. Eso también el virus lo derrumbó, cuando el italiano se enfermó, el dominicano estornudó, el americano abandonó el casino y el crucero multiétnico se vació.


Tom Hanks nos confirmó que Hollywood era de carne y hueso. La esposa de Trudeau que el Palacio político no garantiza inmunidad. Rudy Gobert que la NBA es frágil y Francisco García, que ser un coach de fútbol español de sólo 21 años no posee garantía de vida.


Kozo Tashima, autoridad del Comité Olímpico de Japón quien aseguró hace unos días que las olimpiadas de Japón no se cancelarían, acaba de revelar que dio positivo al dichoso virus, en una de esas ironías que destrozan el orgullo de toda la vida...¡en un solo día!.


Dios no necesitó asomar su oreja detrás de una nube para que recordáramos lo frágil que somos. Nuestra arrogancia es derrotada delante de un ser diminuto y nuestra altivez se arrodilla ante algo que sólo podemos ver bajo un microscopio.


Un virus fue lo único que unió al poderoso pulpo político de los Estados Unidos detrás de su Presidente en una decisión común por primera vez en casi 4 años.


Y A PESAR DE ESO...SÉ QUE DESPUÉS DE ESTO..


Nos creeremos en nuestra altivez, que tenemos el poder legítimo para decidir si un bebé puede ser asesinado en el vientre de su madre o no. Que nuestra inteligencia es tal, que podemos afirmar sin dudas, que el universo es una casualidad que se creó a sí misma y que creer eso es ser racional, analítico, realista y lógico.


Los únicos que seguiremos estando separados a pesar de lo que sea, seremos los evangélicos. Y esa separación la mantendremos a toda costa...


A NOMBRE DE NUESTRA SANTIDAD Y DE NUESTRA SANA DOCTRINA.


Porque esas dos cosas son absolutamente inmunes a ese virus mortal llamado unidad de la fe.


Rubén Arroyo...😷🤒🤕

0 vistas
  • Facebook - White Circle
  • Instagram - White Circle
  • Twitter - White Circle
  • YouTube - White Circle

© 2019 Rubén Arroyo Ministries.  Todos los derechos reservados. CIDRA CHURCH EDITS