LAS LUCHAS QUE JUNTOS HEMOS BATALLADO.


NO NOS UNE SÓLO LO QUE HEMOS LOGRADO JUNTOS...SINO LAS LUCHAS QUE JUNTOS HEMOS BATALLADO.


La gracia y el favor de Dios ha protagonizado cada cosa alcanzada y cada logro celebrado. Pero ha sido en los momentos más confusos y la presión de las tinieblas donde estos compañeros de milicia se crecieron sus firmes convicciones, identidad y una unidad en el espíritu que convirtió cada combate en un milagro.


En la foto no está Carlos ni Liduis. También protagonistas de cada capítulo de esta jornada de gloria.


Hoy tuvimos una de esas reuniones de trascendencia. Interpretar los tiempos, discernir los diseños desde la mente del Señor y operar desde el latido de su corazón, en un momento donde nada es lo que parece ser y todo debe ser discernido.


Doy gracias a Dios por este extraordinario grupo de Pastores y Ancianos. Dios debe amarnos mucho cuando los trajo a mi lado.


Gracias mis compañeros de mil batallas. Aún faltan las de mayor trascendencia.


Rubén Arroyo...Honrado por su militancia.